“Hay que llevar la Macroeficiencia a jugar al campo de la Microeficiencia”

Francisco Hidalgo, arquitecto técnico y responsable de Desarrollo de la Asociación Profesional Andaluza de Gestores Energéticos (APADGE), entiende como un desafío clave el que la sociedad incorpore y haga suyos hábitos en materia de eficiencia energética que día a día ya son implementados por grandes empresas y organizaciones.

FOTOS FRAN“Hay que llevar la macroeficiencia a jugar al campo de la microeficiencia”. Esta es una de las múltiples reflexiones que Francisco Hidalgo plantea en una entrevista publicada en la sección Al habla con el Profesional de GESTIÓN ENERGÉTICA 4.0, la nueva revista digital de la Federación Nacional de Gestores Energéticos (FENAGE). El responsable de Desarrollo de la Asociación Profesionales Andaluza de Gestores Energéticos (APADGE) considera como un desafío el incorporar a la sociedad hábitos en materia energética que ya son parte del día a día en muchas empresas y organizaciones: “Falta replicar en la economía casera lo que en grandes números es relativamente fácil”.

Cree Hidalgo que “en la pirámide de las necesidades básicas en sostenibilidad, la eficiencia y el medio ambiente no son la base, sino la parte superior. La parte inferior serían nuestros hábitos culturales y sociales, derivados de nuestra forma de vida lineal (producir, consumir y tirar). Entiende que es imprescindible “invertir esta tendencia”, de modo que en la base de la pirámide prime el deseo de “preservar nuestro hábitat para poder ser reutilizado por nuestros nietos”. Ve en las TIC un perfecto aliado para alcanzar este objetivo y señala a “la inmótica (información+domótica) y la gamificación (el uso del juego y la competitividad)” como las herramientas más adecuadas para “llegar a la sociedad y hacerla consciente de la necesidad de ser eficientes”, ya que a su juicio “se mueve por motivos económicos más que por argumentos medioambientales o de sostenibilidad, más lejanos al día a día”

Arquitecto técnico de profesión, Hidalgo pone el dedo en la llaga al constatar que la figura del gestor energético “ha quedado desfigurada por las actuaciones de empresas y profesionales, las cuales la han desvirtuado y han recortado las atribuciones y capacidades que puede llevar a cabo bajo un contexto de total transversalidad de conocimientos”. Para paliar esa deficiencia, estima que “desde APADGE, FENAGE y los colegios profesionales se debe realizar una labor de formación continua, testada y relevante que posibilite la acción del gestor energético como un profesional cualificado y totalmente visible en la sociedad”.

Para acceder al reportaje completo y a otros contenidos del nº 0 de GESTIÓN ENERGÉTICA 4.0, hacer clic en: http://www.fenage.com/2016/07/06/numero-0-gestion-energetica-4-0/